Los antiguos ‘graffitis’, los vítores en la Catedral de Granada

Esas marcas rojas que encontramos en la fachada de la Catedral de Granada no son actos vandálicos o, al menos, no lo son en el presente: tradición de origen romano, retomada por la iglesia, por la universidad y finalmente por el franquismo, consistente en inscribir el nombre de personas importantes en los muros.

Los “graffitis” que encontramos en los muros de la catedral son los nombres de los doctores más insignes salidos de la Universidad de Granada y cuya memoria se consideraba digna de perpetuarse.

Es por ello que todavía encontramos en la Plaza de Alonso Cano, escrito en vivas letras rojas, el nombre de José Antonio Primo de Rivera. Otro tipo de monumento en Granada, que puede escaparse a la curiosidad pero al que no le afecta el tiempo.